CALENTANDO MOTORES PARA UN GRAN VIAJE

Aquí había una imagen de un globo terráqueo
Primero fue aquello que la gran mayoría de las personas, acostumbradas a querer cosas, llamarían un sueño: la sombra vaga de algo que uno querría para su vida, pero que en ningún momento creería posible, o, como mínimo, no tendría la más mínima idea acerca de cómo alcanzarlo; un deseo fantasma falto de empuje o decisión para dejar atrás dudas y temores y empezar a prosperar.

Primero… y, de hecho, también después. Y parecía que para siempre, hasta el fin de mi tiempo vital.

Y así fue que, durante mucho tiempo, el gran viaje fue tan solo un sueño aparcado en la cuneta, una frustración en stand-by escondida en el fondo de la nevera, esperando una oportunidad milagrosa que nunca se producía.

Hasta que un día las circunstancias se tornaron propicias, y el sueño se reactivó.

Muy pronto, a partir de aquel instante concreto (que ahora no hace falta rememorar), el sueño tomaba todo el cuerpo que antes le había faltado, y empezaba a ganar fuerza como idea, solidez. Tan solo un poco más tarde, se consolidaba como una determinación firme. Y después, con el paso del tiempo, el peso de una labor constante y la fe depositada, se convertía en un proyecto serio, con ahorro, recopilación de información y diseño de rutas: la preparación definitiva para algo que ya sentía como inevitable.

Y ahora, por fin, el sueño ya está aquí, a la vuelta de la esquina. Pasados más de dos años y medio desde su planteamiento inicial como una posibilidad verdadera y al alcance de la mano, se ha convertido efectivamente en una realidad:

  • En una vuelta ininterrumpida al globo terráqueo, en dirección hacia la salida del Sol, siempre hacia el Este; atravesando Asia, Oceanía, el Pacífico, América del Norte y el Atlántico, de vuelta para Europa.
  • En el descubrimiento y la exploración de un mínimo de 18 países nuevos y sus culturas respectivas, con sus virtudes y defectos; con sus maravillas y sus pesadillas.
  • En 14 meses de viaje continuado, lejos de casa y de los seres queridos.
  • En una aventura independiente, 100% personal, desligada de todo tipo de patrocinios o financiación externa.
  • En un viaje de crecimiento personal garantizado.

Anuncio hoy y aquí su arranque inminente, que ya tiene lugar y fecha: el día 18 de enero de 2014, en la Terminal 1 del Aeropuerto del Prat (BCN), donde me espera un primer vuelo hacia París.

Y muchos más que vendrán después…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y bueno… tal vez os preguntaréis, con toda la razón del mundo: ¿cómo es posible que una persona que declara no querer nada se haya propuesto un objetivo semejante? Es más… ¿y cómo es que lo ha conseguido? ¿Cómo se lo ha montado para obtenerlo sin caer en la trampa de desearlo de verdad con todas sus fuerzas? ¿Y cómo lo ha alcanzado sin quererlo, si es imposible que estas cosas se produzcan sin el concurso decidido de la voluntad?

Pues bien, la respuesta es que debe entenderse que la vuelta al mundo no representa ninguna finalidad ni objetivo en sí misma, sino que solamente es un medio. Y que los medios no son deseables, sino únicamente necesarios. Y que aquello que es necesario queda al margen de lo que se quiere y lo que no se quiere; que no entra en este tipo de discusión. Y que las necesidades simplemente se ejecutan, como el cagar o el mear.

Por lo tanto, la vuelta al mundo no es más que el medio necesario y ejecutado (cagado y meado) para conseguir un objetivo preciso: la libertad. En primer lugar, la libertad entendida en un sentido amplio, pero después, y sobre todo, una libertad entendida en un sentido muy concreto: el de la liberación del deseo, el del perfeccionamiento definitivo en la filosofía del no-querer, en el arte de no querer nada… vea lo que vea, vaya dónde vaya, me pase lo que me pase.

Porque, tal como dice mi amigo Dani Zaro (& Co.) en el siguiente videoclip inspirador, “es el momento de sentirse libres”. Y yo añado… ¡libres de deseo! ¡Y de una puta vez!

Anuncios

Acerca de David Castejón

Writer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s