EL TEMPLO DE AUGUSTO

Aquí había una foto de unas columnas antiguas

Por todos es sabido que la ciudad de Barcelona es una primera potencia de la industria turística… y que tiene una gran oferta cultural, de ocio y de todo tipo… y que atrae auténticas manadas de turistas a lo largo del año entero…

Bien; una cosa que a buen seguro sabemos todos los barceloneses, pero tal vez desconozcan algunos visitantes, es que también es una ciudad llena de tropezones.

En términos turísticos se podría definir un tropezón como todo aquel hallazgo inesperado y de interés que se interpone en el camino de un visitante libre de expectativas (que no-quiere o no quiere nada), en el transcurso de un paseo inocente y sin propósito concreto.

Y esto es precisamente lo que me sucedió a mí, en uno de mis múltiples tumbos sin objetivo por el Barrio Gótico, cuando tropecé por casualidad con una joya oculta de Barcelona, de la cual desconocía por completo su existencia: el templo de Augusto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El templo de Augusto es un vestigio arquitectónico de época romana, compuesto básicamente por un grupo de columnas de estilo corintio que formaban parte de la construcción original. A pesar de haberse ido fragmentando e integrando en edificaciones posteriores (hoy lo encontramos, por ejemplo, dentro del patio de luces de un edificio de viviendas, sede del Centro Excursionista de Cataluña), el templo ha permanecido fijo a través de los siglos, en su emplazamiento en el punto más alto de la ciudad (en época romana, claro): el monte Táber, situado en la cota más que impresionante de 16,9 metros sobre el nivel del mar.

Aquí había una foto de una placa informativa

En definitiva: que, como mínimo, el descubrimiento del templo supone una grata (y gratis) sorpresa para el visitante, que descubrirá en él un precioso rincón de la ciudad y además le permitirá aproximarse un poco mejor a su larga historia; de forma práctica (por encontrarse oculto en una zona céntrica y de gran tráfico turístico), segura (por estar exento de peligros letales) y desenfadada (por presentarse sin exceso de parafernalia interpretativa).

Y todo esto sin que se requiera la pérdida de demasiados minutos de un valioso tiempo de ocio cada vez más disputado.

CÓMO LLEGAR:

El templo de Augusto se localiza al final de la Calle del Paradís, por la parte de atrás de la Catedral de Barcelona y muy cerca de la Plaza Sant Jaume, dentro de la sede del Centro Excursionista de Cataluña. La parada de metro más cercana es Jaume I, de la L4-Línea Amarilla.

Anuncios

Acerca de David Castejón

Writer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s