Personajes del mundo (I)

EL VIEJO DE LA MONTAÑA

¿Qué estará pasando por la cabeza de este hombre, mientras mantiene el equilibrio al filo del precipicio en esta postura de cagar tan típica de los asiáticos?

¿Se estará cagando en el desarrollo urbano que se le come el valle? ¿Estará rememorando los tiempos dorados de su juventud? ¿Se encontrará en medio de una conversación secreta con alguna deidad hindú?

¿O tal vez simplemente estará pensando en tetas y culos?

He aquí otro misterio que la Humanidad jamás podrá desvelar…

Chhorepatan, valle de Pokhara; Nepal – Febrero de 2014

Anuncios

Lugares insólitos (I)

¿LA MORADA DE LOS DIOSES?

Aquí había una foto de un pico rodeado de nubes

Una santa tarde, después de todo un día lluvioso dando vueltas por los bellos campos inundados salpicados de montañas calcáreas que rodean la población de Hpa-an, el cielo decidió abrirse, y me reveló esta isla entre las nubes.

Inmediatamente pensé en Dios.

Pero no en un dios cualquiera; no en el de los cristianos ni tampoco en el de los musulmanes, ni siquiera en ninguno de la multitud que habita el panteón de los dioses hindús o de los dioses griegos. Concretamente me vino a la cabeza este tío:

Sigue leyendo

Criaturas urbanas (I)

MONOS ELECTRICISTAS

En casa, de los cables de la luz, normalmente cuelgan palomas y gorriones. A veces incluso alguna cosa más interesante, como halcones. En cualquier caso, pájaros todos ellos.

En Tailandia cuelgan monos.

Aquí había una imagen de un mono subido en los cables de la luz

Al principio les hice fotos a los monos porque siempre hacen gracia estos “mini-yos”, estas simulaciones de persona, aunque sean bastante antipáticos en general. Después, sin embargo, examinando las imágenes con más tranquilidad, me di cuenta que, realmente, parece que estén haciendo algún tipo de trabajo allí arriba.

A partir de aquí me planteo dos posibilidades:

  • 1.- Forman parte de una estrategia para reducir costes; los han cogido como mano de obra barata. Una horda de monos para reparar los desperfectos ocasionados en las infraestructuras, remunerada con un simple salario a base de plátanos.
  • 2.- Son monos saboteadores, encomendados con la misión de cortar los suministros de los enemigos: los humanos. Primera fase de una estrategia para apoderarse del planeta.

Si tomamos en cuenta con quién están más estrechamente emparentados, estos animales, yo me decanto por la perfidia de la segunda opción.

White Sands beach, isla de Koh Chang; Tailandia – Julio de 2014 

 

Publicidad curiosa (I)

¿HACE FALTA EL FINAL FELIZ?

Sinceramente, la imagen de esta abuela anunciando una casa de masajes con un nombre como éste me perturba…

¿Pero qué tipo de masajes hace esta mujer?

Bahía de Klong Son, isla de Koh Chang; Tailandia – Julio de 2014

Criaturas menospreciables (I)

ASQUEROSA MEZCLA ENTRE BABOSA Y VAMPIRO

Aquí había una foto de una sanguijuela

Esto de aquí es una sanguijuela.

No… no hablo de ningún banquero, sino de este ser repugnante que habita los sotobosques selváticos, aguardando una oportunidad para aprovecharse de cualquier otra criatura que se gane la vida de manera honrada. Su única aspiración en la vida es pegarse a alguien y chuparle la sangre, con nocturnidad y alevosía, de la forma más miserable. Triste papel en este mundo.

Pues resulta que volvía yo hacia la civilización después de una excursión de un par de días por la jungla, y me encontré una aferrada a mi cuello, engordando a costa de mi yugular. Con discreción; como quien no quiere la cosa; sin ni siquiera hacer daño. Mis inclinaciones budistas me impidieron vengarme como era de ley, y aplastarla en medio de un charco de sangre.

Suerte que había un niño sin escrúpulos pululando por allí, que se hizo cargo de ella.

Descansa en paz, bicho deshonroso.

Aquí había una imagen mía sangrando del cuello

Montañas de cardamomo, provincia de Koh Kong; Camboya – Julio de 2014

Repelente de tuk-tuks

UNA PEQUEÑA GUÍA PROFILÁCTICA CONTRA LOS CONDUCTORES DE TUK-TUK

Aquí había una foto de un espray contra mosquitos

Todo aquel que haya viajado un poco por países raros, muy especialmente por el sureste asiático, entenderá en seguida de qué voy a hablar en este post: el problema del acoso constante de los tuk-tuks, y su “amable” insistencia en llevarnos a todos lados, sí o sí. Es de justicia decir que a veces el tuk-tuk, según en qué circunstancias, puede resultar un servicio útil, pero también lo es decir que a menudo no pasa de ser una molestia incesante, una especie de plaga.

Y como plaga que es existen formas de combatirlo.

Sigue leyendo